Feeds:
Entradas
Comentarios

Quiero nuevamente escribir, dejar que las palabras fluyan desde la mente y se plasmen en este rincón virtual del ciberespacio, acaso con el deseo inconsciente de dejar huella de mi paso por este mundo… Pero entonces, ¿una huella para quién? No lo sé. Para quien quiera, o tal vez para quien no quiera escribir y solo disfrute del placer de la lectura.

Al no tener auto propio, pensé que había dejado mucho por recorrer, hasta que me dí cuenta de que el caminar me ha brindado una gran oportunidad de realizar actividad física casi sin darme cuenta.


De joven solía hacer 70 kilómetros de bicicleta a la semana y me mantenía delgado como un atleta. Hoy que mis actividades han cambiado (y sí, es cierto, ya han pasado los años…) solo tengo la oportunidad de caminar para ir al trabajo y regresar a casa y aprovecho las pendientes propias de la zona para conseguir un mejor ejercicio. Y me ha funcionado el caminar. En seis meses he conseguido bajar 5 kilogramos, sin dietas extravagantes ni pastillas ni aparatos.

Muchos de los problemas de sobrepeso de nuestra población se deben a la mala alimentación y los malos hábitos que tenemos al estar en el trabajo y en nuestras casas. Ejemplo: Vamos al trabajo, sentados; llegamos al trabajo y nos sentamos; la hora de comer y a sentarse; de regreso a casa, sentados; llegamos a casa y a sentarse a comer; luego vemos televisión toda la tarde, sentados; si revisamos el e-mail o actualizamos el “féis” o el “blog”, sentados; ya cerca de la medianoche y después de merendar…¡nos acostamos!

A veces solo un pequeño cambio de actividades puede ser la diferencia entre vivir más o menos hasta los 73 o llegar sanos a los 87… Así que, cuando podamos… ¡caminemos!

Alguna vez me lamenté porque tenía que caminar mucho, hasta que vi a un hombre sin piernas… Hoy adoro caminar.

XV años de Karlita

Al final de nuestro 4° semestre, con la alegría de haber concluído nuestras actividades de Lidotec, nos unimos al festejo (improvisado) de los XV años de Karla, la hija de Lupita. Llegaron al CAM un poco desanimadas por los resultados de COMIPEMS, ya que el turno que consiguió no era de su agrado.

A pesar de todo, celebramos nada más ni nada menos que con un pastel de ¡tequila!, como pretexto para animarse y para reducir el estrés de las últimas semanas, que por cierto fueron muy pesadas.

Y aquí los videos del festejo.

_________________________________________

 

Parece tan poco tiempo y sin embargo es casi medio siglo del alunizaje del Apollo 11. Mucho se dice sobre si fue verdad o una farsa gigantesca, lo que me interesa mencionar es que el hombre siempre ha superado sus fronteras geográficas y por supuesto los caminos que llevan al espacio exterior no están excluídos. No puedo afirmar que fueron y tampoco negarlo. No estuve ahí. Pero hoy, si puedo ver a simple vista a la ISS flotando en el espacio, puedo afirmar que llegaron a la luna en algún momento .

En próximos años tal vez nos toque ver la llegada del ser humano al planeta rojo, nuestro Marte misterioso, y se descubra por fin si en verdad existen los “marcianos” aunque sólo sea en forma de fósiles. Ese día agradeceré haber nacido en esta época, cómo lo he agradecido por vivir la vida que ahora tengo.

Para saber más:

12bf83f9-a067-4c0d-b7f6-6d174831e40c-First_footprint

“Lo esencial es invisible a los ojos”

 

De Saint-Exupéry, Antoine, El Principito, Ed. Colofón, México, 1995, 93 pp.

 

Sobre el autor.

Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), escritor y aviador francés, nació en Lyon y estudió en la Universidad de Friburgo. Ingresó en las Fuerzas Aéreas francesas en 1921, y en 1926 se hizo piloto comercial. Sus libros fueron, Correo del Sur (1929), Vuelo nocturno (1931), Tierra de hombres (1939) Piloto de guerra (1942) y El principito (1943. Al estallar la II Guerra Mundial, se enroló en las unidades de reconocimiento aliadas; en 1943 se incorporó a las tropas de la Francia Libre, y al año siguiente mientras realizaba un vuelo por el sur de Francia, su avión fue abatido por un caza alemán. Sus cuadernos de notas, reunidos bajo el título de Ciudadela (1948), se publicaron póstumamente.

 

Reseña

Editando…

A mil millas de distancia de cualquier lugar habitado, un piloto se encuentra atrapado en el desierto, con agua para apenas ocho días y su avión descompuesto. Al amanecer del primer día oye una vocecita que lo despierta de golpe: “Por favor… ¡dibújame un cordero!” En medio del asombro el aviador perdido conoce a este hermoso y extraordinario niño: El Principito. Sus preguntas continuas que exigen respuesta, su inocencia, sus rizos dorados como campos de trigo y sus magníficas carcajadas, rodean el encanto de un pequeñín que ve la vida con singular sabiduría.

 

Este pequeño príncipe, partió de su planeta aprovechando una migración de pájaros silvestres, viajando entre estrellas y asteroides, conociendo a extraños personajes que representan las distintas facetas de la complicada vida de las “personas grandes”. Su ternura y sencillez nos deja maravillados al grado de desear haber compartido sus relatos sobre su pequeño planeta, los baobabs, los volcanes que hay que deshollinar, su bella rosa, las puestas de sol en días tristes, cómo domesticar a un hermoso zorro y el precio de retornar a su planeta.

 

No me fue posible evitar conmoverme hasta las lágrimas durante la lectura, que me parece —desde la juventud en que la leí— espléndida. En muchos aspectos he perdido una parte de esa inocencia infantil, que nos hace maravillarnos con los pequeños milagros de la vida diaria, sin embargo, me esfuerzo para que no desaparezca del todo. Uno de los motivos, ha nacido al leer esta fábula para niños que, cómo adulto, me ayuda a apreciar el valor de la amistad y de aquello que tenemos a la vista pero no vemos, porque, lo esencial es invisible a los ojos.

 

Recomiendo ampliamente esta obra, para aquellos que, sin dejar de ser responsables con su vida, quieren ser y sentirse como niños, para quien desee perderse por unos días en el desierto y encontrarse con un majestuoso principito que no demuestra miedo, ni hambre, ni sed, ni desconcierto, y que con mirada firme y serena se empeña en descubrir la sabiduría de cada uno. Tal vez al leer este libro, también se puedan sentir “domesticados” y se alegren una hora antes de empezar a leer y lloren en el momento del fin de la lectura.

La nobleza de esta historia, justifica dedicarle algunas hojeadas extras durante la vida.

Un ángel más nos abandona, para encontrar su destino final más allá de las estrellas.

Quiero creer que estoy volviendo

Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo.
hay tanto siempre que no llega nunca
tanta osadía tanta paz dispersa
tanta luz que era sombra y viceversa
y tanta vida trunca.
vuelvo y pido perdón por la tardanza
se debe a que hice muchos borradores
me quedan dos o tres viejos rencores
y sólo una confianza.
reparto mi experiencia a domicilio
y cada abrazo es una recompensa
pero me queda / y no siento vergüenza /
nostalgia del exilio.
en qué momento consiguió la gente
abrir de nuevo lo que no se olvida
la madriguera linda que es la vida
culpable o inocente.
vuelvo y se distribuyen mi jornada
las manos que recobro y las que dejo
vuelvo a tener un rostro en el espejo
y encuentro mi mirada.
propios y ajenos vienen en mi ayuda
preguntan las preguntas que uno sueña
cruzo silbando por el santo y seña
y el puente de la duda.
me fui menos mortal de lo que vengo
ustedes estuvieron / yo no estuve
por eso en este cielo hay una nube
y es todo lo que tengo.
tira y afloja entre lo que se añora
y el fuego propio y la ceniza ajena
y el entusiasmo pobre y la condena
que no nos sirve ahora.
vuelvo de buen talante y buena gana
se fueron las arrugas de mi ceño
por fin puedo creer en lo que sueño
estoy en mi ventana.
nosotros mantuvimos nuestras voces
ustedes van curando sus heridas
empiezo a comprender las bienvenidas
mejor que los adioses.
vuelvo con la esperanza abrumadora
y los fantasmas que llevé conmigo
y el arrabal de todos y el amigo
que estaba y no está ahora.
todos estamos rotos pero enteros
diezmados por perdones y resabios
un poco más gastados y más sabios
más viejos y sinceros.
vuelvo sin duelo y ha llovido tanto
en mi ausencia en mis calles en mi mundo
que me pierdo en los nombres y confundo
la lluvia con el llanto.
vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo.

benedetti

Competencias Perrenaud.

El siguiente cuestionario forma parte de las actividades semanales que entrego por correo electrónico y que se realiza en la Licenciatura en Docencia Tecnológica (Lidotec), específicamente en la materia de Laboratorio Integral de Docencia I del profesor Rendón:

1)    ¿Qué ha de entenderse por organizar y animar situaciones de aprendizaje?

Implica el hecho de conocer, adaptar y trabajar en la labor docente, para conseguir el aprendizaje de los alumnos y además involucrarles en actividades de investigación y en proyectos  que favorezcan el conocimiento. Se debe trabajar a partir de los conocimientos de ellos y de los errores y obstáculos propios del aprendizaje.

2)    ¿Qué es gestionar la progresión de los aprendizajes?

Es administrar el avance del proceso de aprendizaje al afrontar las dificultades propias del oficio y mantener control sobre ellas; en el proceso, se requiere vincular la teoría que sustenta las actividades de aprendizaje y  la observación de los alumnos en situaciones de aprendizaje para mantener controles periódicos de las competencias y ajustar las actividades de acuerdo a las necesidades, el nivel y posibilidades de los alumnos.

3)    ¿Qué es implicar a los alumnos en su aprendizaje y en su trabajo?

Es hacerlos partícipes de su formación, al fomentarles el deseo de aprender, investigar y relacionar sus conocimientos con el trabajo escolar al desarrollar la capacidad de autoevaluación. También se debe favorecer que el alumno sea capaz de definirse un proyecto de vida a corto, mediano y largo plazo y ofrecerle opciones de formación personal, donde él decida lo que le gustaría aprender.

4)    ¿Qué se necesita para verdaderamente trabajar en equipo?

Antes que nada,  se requiere elaborar un proyecto conjunto, donde estén contempladas las expectativas y necesidades de todos. En seguida, se impulsa un grupo de trabajo para formar y renovar un equipo pedagógico que sea capaz de analizar y afrontar situaciones complejas, prácticas y los problemas propios de la profesión. Finalmente, al trabajar con diferentes puntos de vista tan variados como las personas mismas, se debe vislumbrar el hecho de que habrá que hacer frente a dificultades o conflictos entre personas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.